Benvinguda

Lloca: (1) Femella d’aviram, especialment gallina, que cova i cria els polls. (2) Dona Grossa i estarrufada o voltada de criatures. (3) Persona que adopta una actitud protectora envers els altres.

Sigueu totes benvingudes al meu blog. M’ha costat molt d’arrancar però finalment he aconseguit inaugurar-lo, ara només espero que continuï amb més o menys intensitat tanmateix com les nostres vides!
I perquè "lloques"? Doncs perquè em sento plenament identificada amb la primera definició del terme, amb menys intensitat amb la segona i bastant amb la darrera. Tant el meu cercle d’amistats íntimes com amb el cercle de les mares de l’escola amb les que comparteixo molts moments de la rutina diària és sovint que adoptem aquesta postura de “lloques” i a partir d’aquí sorgeixen infinitat de converses que són les que m’agradaria anar deixant il.lustrades al meu humil blog.
Esteu per tant convidades (i convidats) a deixar els vostres comentaris!

17 de setembre de 2009

nens i nenes

La Neusa i la Graciela escriuen en aquest blog http://retazosdeamor.blogspot.com/ des de l'Argentina i a la vegada recullen quadradets per fer mantetes, gorres, mantes ja fetes... robeta... qualsevol cosa pels nens sense recursos.

I publiquen coses tan maques com aquesta (avui estic toveta :-) )

NIÑOS

Se presentan en tamaño, peso y colores distintos. Pueden ser de color negro, blanco, amarillo.

Tienen deditos delicados y la inocencia de quién todavía no se ha enterado, en esta vida, cómo es realmente el mundo.

Se les pueden encontrar por toda parte: arriba de los muebles, debajo de las mesas, dentro de cajas, en el jardín. Se cuelgan en los árboles, corren, saltan.

Son la verdad con cara sucia, la sabiduría con cabellos despeinados y la esperanza de pantalones cortos.

Tienen una disposición inigualable, parece que nunca se cansan. Su curiosidad es tanta que jamás logramos contestar a todas sus preguntas.

Consiguen tener la imaginación de Julio Verne, la timidez de la violeta, la audacia del resorte, el entusiasmo del buscapié y sus manitas son más rápidas que los ojos de quien las cuida.

Les encantan los dulces, la Navidad, el día del cumpleaños. Aprovechan al máximo las reuniones con los amigos y cuando están jugando, se olvidan de comer. Su tiempo, como si no existieran otras cosas, lo usan exclusivamente para disfrutar la presencia de sus amiguitos.

Admiran reyes y libros con figuras en colores. Les gusta el aire libre, el agua, los animales grandes, los automóviles y los aviones. Les encantan los días festivos y los fines de semana porque hacen con que sus amores estén mucho más tiempo junto a ellos.

Se levantan temprano. Casi despiertan al Sol y están siempre dispuestos a aprender cosas nuevas. Entre sus juguetes, es posible encontrar un hilo, algunos botones, cajitas y latitas, e incluso, una fruta verde mordida. Y claro, entre tantas cosas raras, un objeto diferente, que ellos encontraron en algún lugar y depositaron en el baúl de su tesoro.

Son criaturas mágicas. Cualquiera puede cerrar la puerta de su cuarto de herramientas, para que ellos no entren. Pero no se logra cerrar la puerta del corazón. Ellos siempre descubren una forma de entrar y acomodarse.

Podemos echarlas de nuestra oficina, porque tenemos un trabajo importante para concluir. Pero es imposible retirarlas del nuestro pensamiento.

Podemos regresar a casa cansados, desanimados por todo lo que hemos hecho y por las muchas cosas que no fueron bien. Podemos entrar en casa con el pensamiento en el proyecto que precisamos concluir con rapidez y cuja solución está bastante difícil. Pero, bastará que ellos vengan a nuestro encuentro gritando: papá, mamá, se encaramen en nuestro cuello para que desaparezca el cansancio y renovemos nuestra disposición íntima.

Esas criaturitas se llaman niños y Dios las ha puesto a nuestro lado para decirnos, todos los días, que el mundo tiene solución, que el amor existe y que el hombre, en su esencia, es bueno.

Por eso no despreciemos los gestos de cariño, las palabras dulces de estos seres que la divinidad ha puesto en nuestras vidas y que nos llaman padre y madre.

2 comentaris:

Diario de una mamá pediatra ha dit...

És un text preciós...Gràcies per compartir-lo!
Una abraçada noies,

sonieta ha dit...

gràcies Amàlia, és un honor tenir-te de lectora :-)