Benvinguda

Lloca: (1) Femella d’aviram, especialment gallina, que cova i cria els polls. (2) Dona Grossa i estarrufada o voltada de criatures. (3) Persona que adopta una actitud protectora envers els altres.

Sigueu totes benvingudes al meu blog. M’ha costat molt d’arrancar però finalment he aconseguit inaugurar-lo, ara només espero que continuï amb més o menys intensitat tanmateix com les nostres vides!
I perquè "lloques"? Doncs perquè em sento plenament identificada amb la primera definició del terme, amb menys intensitat amb la segona i bastant amb la darrera. Tant el meu cercle d’amistats íntimes com amb el cercle de les mares de l’escola amb les que comparteixo molts moments de la rutina diària és sovint que adoptem aquesta postura de “lloques” i a partir d’aquí sorgeixen infinitat de converses que són les que m’agradaria anar deixant il.lustrades al meu humil blog.
Esteu per tant convidades (i convidats) a deixar els vostres comentaris!

9 de setembre de 2009

...discussions a casa ...

Copio del meu blog de capçalera:

Ser papá: cuando tener un hijo destapa la caja de los truenos

Hace unos días comentaba con una amiga el tema de los problemas de pareja cuando se tienen hijos. Según me explicó, en el momento de quedarse embarazada le dijeron: “Ahora es cuando empezarás a tener tiranteces y discusiones con tu marido”. Ella, según me dijo, negó que eso pudiera pasar… y sin embargo pasó.

En mi caso personal puedo asegurar que con mi primer hijo no aprecié ningún cambio en la relación de pareja, pero con el segundo sí ha habido más motivos de discusión.
Normalmente se trata de momentos puntuales en que estamos desbordados, no llegamos ahí donde queremos llegar (o donde la pareja quiere que lleguemos) y/o vivimos con un cansancio físico casi constante y acumulado fruto de vernos en casa con una criatura totalmente dependiente que nos necesita las 24 horas al día y a la que no estamos acostumbrados.

El estrés

Todos sabemos qué es esta palabra, qué implica y dónde se sitúa. De un tiempo a esta parte la palabra “estrés” está en todas las quinielas. Cuando alguien habla de aumento de enfermedades, de aumento de maltrato infantil, de aumento de infertilidad, de aumento de… siempre aparece el estrés como elemento de causalidad.
Pues bien, en la relación de pareja y en la relación con los hijos el estrés es un elemento que influye totalmente.

Sé que es fácil decirlo, pero cuando alguien está en una situación de estrés (es decir, cerca de su límite) cualquier gota ayuda a colmar el vaso y el estallido suele ser perjudicial para todos, por ello deberíamos intentar eliminar el estrés tanto como fuera posible de nuestras vidas.

La insatisfacción personal

Criar un hijo supone en cierto modo volcar nuestra vida, nuestras experiencias y nuestras vivencias en él, o lo que es lo mismo, un niño necesita que sus padres estén capacitados para satisfacer sus necesidades y que tengan las suyas más o menos satisfechas.

Con esto quiero decir que los padres deberían estar en un momento de madurez más o menos óptimo para poder pasar el mayor tiempo posible con los hijos sin la necesidad de buscar constantemente elementos o momentos que les satisfagan a ellos.

Esta situación de madurez es, hoy en día, bastante difícil de conseguir. Arrastramos muchos un nivel de autoestima regulín-regulán, un trabajo que quizá no motiva, poco tiempo libre para disfrutar de la vida y un culto al materialismo demasiado elevado (y seguro que hay más factores) que hacen que muchos tengamos todavía muchas necesidades sin cubrir y que parte del tiempo que deberíamos dedicar a nuestros hijos (los ingleses están de media 12 minutos al día con ellos) lo dediquemos a nosotros mismos.

En una pareja que debe hacerse cargo de un niño el tiempo que cada uno solicite para sí suele ser motivo de discusión, pues hay muchas cosas por hacer y todo ello debe restarse inevitablemente del tiempo libre.

Los hijos, por supuesto, acaban pagando el pato, tanto por las discusiones como por el poco tiempo que pasan con sus padres.

El trabajo doméstico

La casa no se limpia sola, ni la ropa sale de la lavadora para acabar planchada en el armario sin unas manos de por medio, pero los niños tampoco se crían solos y el pan tampoco llega a la mesa sin alguien que lo traiga.Todo el conjunto de quehaceres y responsabilidades hacen que muchas veces cuatro manos sean insuficientes (o al menos nos lo parezca).

Llegas cansado del trabajo y la jornada continúa porque hay que recoger el lavaplatos, planchar la ropa, bañar a los niños, preparar la cena, poner pijamas, cenar, recoger la cocina, poner lavadoras,…

Esto hace que el nivel de estrés (que ya hemos dicho que suele ir elevadito de serie) aumente todavía más y las posibilidades de discusión se multipliquen.

El umbral de tolerancia

No existe un medidor de tolerancia al estrés, al cansancio ni al resto de factores que afectan a nuestro humor, pero tengo la sensación que antiguamente los padres aguantaban más los envites (o quizá es que ahora hay más envites que entonces).

Cada persona tiene su personal umbral de tolerancia y su particular nivel de paciencia que además se ve afectado según las vivencias de ese día o de una temporada en particular.

Si aguantamos menos, por la razón que sea, significa que “explotamos” más, y si esto sucede, las discusiones que normalmente no se darían acaban sucediendo.

Resumiendo

Donde quiero llegar es al punto en que todos como padres o como futuros padres nos detenemos por un momento y en vez de mirar a nuestro alrededor echamos un vistazo a nuestro interior para ver quiénes somos y quiénes queremos ser, dónde estamos y dónde queremos llegar.

Esta reflexión nos puede ayudar a valorar nuestra vida actual, nuestra relación de pareja y nuestra actitud ante nuestros hijos y evaluar los posibles problemas con que nos podemos encontrar para darles una solución y evitar así discusiones muy molestas para todos.

http://www.bebesymas.com/ser-padres/ser-papa-cuando-tener-un-hijo-destapa-la-caja-de-los-truenos

1 comentari:

Carmen ha dit...

Gràcies Sonieta, aquest vespre prometo reflexionsr i comprovar el meu interior....